El marketing convencional, apoyado en las clásicas 4 P´s (product, placement, prize y promotion), necesita reinventarse para adaptarse a las nuevos estilos de vida y necesidades de los usuarios. Ya no basta con apelar al raciocinio del consumidor, alabando las características objetivas de tus servicios y su gran precio para conseguir los objetivos de venta. Todas las empresas lo hacen y el público objetivo se ha inmunizado ante los mensajes de marketing tradicional que le llegan. Ante este panorama, el marketing sensorial se presenta como la gran alternativa.

Se trata de una manera única de potenciar tu estrategia digital y de orientar tu marketing de contenidos.

¿Qué es el marketing sensorial?

El marketing sensorial es una estrategia de marketing en la que se apela a los sentidos para fomentar el deseo de compra por parte del consumidor. Consiste en crear mensajes, ambientes o situaciones en las que los usuarios experimenten nuevas sensaciones ligadas a ciertos productos o servicios que les lleven a desearlos. Las emociones impactan en el recuerdo de una manera determinante, por ello es importante crear contenido que abogue por apelar directamente al corazón del consumidor.

Aplicación del marketing sensorial en entornos digitales

Como ves, el marketing sensorial funciona haciendo llegar una determinada información a los seres humanos a través de los cinco sentidos. Pero, ¿cómo?

Marketing visual

El marketing visual se refiere a la manera en la que se presentan los productos o servicios: formas, tamaños y colores que intentarán que el mensaje y la imagen perdure en la mente del consumidor. El diseño, por ejemplo, de una página web corporativa incide en la vista del internauta que navega por la misma, y no solo para conducirlo hasta la compra, sino para que recuerde a través del sentido de la visa la experiencia que ha vivido en esa web.
Si pensamos las campañas de e-mail markeitng, en los contenidos que volcamos en los perfiles sociales, muchos de ellos acompañados por imágenes, vemos esa relación entre el marketing sensorial y el marketing de contenidos.

Marketing auditivo

La música es generadora de emociones. Si sabes encauzar este poder en beneficio de tu producto el desenlace final será la rentabilidad económica. Estimulando el oído con canciones o melodías agradables conseguirás la confianza del consumidor y, en consecuencia, su posterior compra. La banda sonora que le pongamos a nuestros contenidos, por ejemplo, vídeos de nuestro canal de Youtube, impactará en el consumidor y le llevará a tener una buena o mala experiencia, a recordar, a pasar por alto, etc.

Marketing olfativo

Aunque no se trata de algo fácil, puesto que necesita que la estrategia de marketing se lleve a cabo de manera presencial, si logramos que nuestro producto o servicio se ligue a un determinado aroma, ambos serán recordados para siempre por el consumidor. El olfato es el sentido que mayor repercusión tiene en la memoria de los cinco.
Visualiza por un momento una imagen de una taza de café, con su espumita, de la que sale humo. Probablemente, a parte de salivar sientes ese olor café recién hecho ¿verdad? Pues ahí está la conexión del olfato con el marketing de contenidos. Ahora bien, ¿a qué quieres oler como marca?

Marketing de tacto

El tacto favorece a la identidad de la marca. Si la experiencia tiene que ver con la interacción directa entre el consumidor y el producto, su capacidad de recordar la marca será mucho mayor.

Pero, ¿cómo pueden nuestros contenidos relacionarse con el sentido del tacto? Pongamos un ejemplo. Somos una empresa que vende sábanas online, nuestros clientes no pueden tocar nuestro tejido antes de comprar. Uno de los atributos de nuestro producto es la suavidad. A través de imágenes de bebés tumbados encima de nuestras sábanas, ¿crees que podrías transmitir esa cualidad? Si crees que sí, es ahí donde está tu conexión.

Marketing de gusto

El marketing de gusto es una mezcla de todos los anteriores, ya que puede activarlos simultáneamente. Se trata de la estrella del marketing sensorial, pero en ocasiones si no somos un restaurante o similar puede resultar difícil activar el sentido del gusto a través de los contenidos ¿verdad?
En este caso la marca tendría que decidir cómo quieren que le asocien: con salado, dulce, picante, amargo o ácido.
Si a través de nuestros contenidos hacemos asociación con imágenes y/o textos,… con alimentos que evoquen lo dulce, lo salado, lo amargo, lo ácido, etc.  ¿no crees que estamos consiguiendo esa conexión entre el marketing sensorial y el marketing de contenidos?

Mi objetivo con este post, es expresar una convicción, y es que hay que ver el marketing como un todo. Que no hagamos separación del marketing en la empresa simplemente porque lo apliquemos online, off line, o hagamos marketing de otro tipo. Marketing es un todo, y como tal hay que tratar de aplicarlo en las empresas.

¿Te ha gustado? Compártelo.