Andamos estos días sopesando la posibilidad de solicitar un Crédito ICO. Entramos en la web de ICO, y vemos que nuestro banco, Santander, sí figura como una de las entidades colaboradoras para la solicitud de estos préstamos.

Así que, de inmediato, entro en la web del banco www.bancosantander.es, y efectivamente en la home hay un link a la sección Líneas ICO.

En la página de Líneas ICO, el texto es bastante escueto. Hay un enlace erróneo a la web de ICO cono este y el siguiente mensaje: “Para más información, Superlínea Empresas e Instituciones 902 18 20 20”.

Así que, llamo para informarme, advirtiendo que un 902 tiene altas probabilidades de ser un número de pago.

Me descuelga el teléfono un chico muy amable, preguntándome qué deseo. Cuando le hablo de que necesito información sobre Líneas ICO, me dice que tengo que llamar a otro número de teléfono.

No quepo en mi estupor. Le digo que he llamado al teléfono que pone en la web específicamente en la página de Líneas ICO del Santander, y que encima es un 902. Que me parece de muy mal gusto. Me dice que es probable que en la web esté mal explicado, y le pregunto si va a hacer algo al respecto.

Sí, sí que va a hacer. Va a dar parte de mi queja, y a continuación me da el otro número de teléfono: 91 271 22 24.

Llamo a ese nuevo número. Me descuelga una señorita que me dice que es del Departamento de Inversiones, creo recordar. Pero que lo del ICO está todo en la propia web del ICO.

Le señalo que ya he visitado esa web, y que si llamo a mi banco es porque tengo dudas, y porque voy a realizar la solicitud a través del mismo. Me dice que me va a dar 2 números de teléfono y que llame a cualquiera de ellos.

Me los recita: 900 12 11 12 y 91 592 16 00. Le pregunto que a quién o qué departamento corresponden esos números y para mi sorpresa me dice que no lo sabe.

–           ¿Pero cómo que no lo sabes? ¿es broma no? Le pregunto.

Entonces ¿esos números son del Santander o son de otra institución? Le digo.

–          Pues no lo sé señorita, me responde.

–          ¿Cómo que no lo sabes? Le vuelvo a decir

–          No, no lo sé- me responde.

No sabía si reírme o llorar, en fin… no hubiera sido más fácil decir: “no puedo facilitarle esa información” quizás así, aunque no sepas donde narices voy a llamar queda como que lo sabes pero que por temas de seguridad no me lo puedes dar.

Procedo a volver a marcar números y…

En el 900 no contestan, la primera en la frente y el otro número de teléfono es el de la centralita del Instituto de Crédito Oficial. Donde me dicen que cualquier tema sobre solicitud de Créditos ICO……. LO HABLE CON MI BANCO!!!!!!!!

Vaya tela, vaya teléfono roto, vaya pérdida de tiempo, vaya forma de echar por tierra la imagen de una compañía, vaya forma de trabajar mal, vaya forma de cabrear a la gente, vaya forma de querer trabajar mal porque que poco cuesta hacer las cosas medianamente bien,…

Comprendo que las personas que atienden teléfono de Atención al Cliente se atienen a protocolos. Evidentemente, quien haya diseñado ese protocolo es un incompetente, porque estoy seguro que las personas que me atendieron se ciñeron estrictamente a ese protocolo.

Pero si el diseñador del protocolo es un incompetente, las personas que me atendieron pueden llegar a serlo si se esfuerzan.

Porque dar un número de teléfono, y no preocuparse siquiera de a quién o qué institución pertenece ese número, es de una desidia y una despreocupación absoluta.

Esta ha sido mi experiencia de petición de información con el Banco Santander. El Banco que quiere ser mi Banco.

¿Te ha gustado? Compártelo.