1. WikiLeaks.

La filtración de información que compromete a gobiernos no es un fenómeno nuevo. Sí lo es el volumen de información que se ha revelado con el caso WikiLeaks. Y todavía más novedoso es el método de filtración que no nace de una sola fuente sino que tiene, o puede tener, orígenes diversos y distribuidos, como es la lógica de Internet. WikiLeaks, y todos los sitios que pueden surgir de aquí en más, han vuelto más vulnerables muchos secretos de Estado y, entre ellos, los abusos de poder. La denuncia anónima cobra importancia pero recarga la responsabilidad en los medios que las deben chequear, ordenar, jerarquizar, difundir y explicar. El método periodístico se vuelve imprescindible en estas instancias, tanto dentro de estos sitios nuevos que reciben la información como en los medios tradicionales que le dan difusión.

2. Redes sociales.

No se puede hablar de qué pasó con el periodismo en 2010 sin mencionar a Facebook y Twitter. Las redes sociales se han armado como canales para la obtención de información, para la interacción y para la publicación de contenidos.

Sucesos como el terremoto en Chile, el intento de golpe de Estado en Ecuador o el Mundial de Fútbol demostraron el poder de las redes. Además, una buena parte de los protagonistas habituales de la actualidad han descubierto que allí tienen una forma de llegar a la gente en forma directa y se han empezado a volcar a estos sitios: gobiernos, políticos, deportistas y personajes del espectáculo han inaugurado sus cuentas en Facebook, Twitter y YouTube. Esto ha obligado a muchos periodistas a tener que “enredarse” en ellas, aunque todavía hay mucha resistencia.

3. Infografías y periodismo de datos.

Las infografías en la web son cada vez más elaboradas. Este año se ha visto el resultado de la colaboración entre periodistas, diseñadores y programadores.

Hemos visto infografías que se actualizaban en vivo, infografías con un volumen de datos impresionante y herramientas para dimensionar hechos y lugares históricos. Hay medios que han inaugurado sitios específicos para mostrar gráficamente información con un volumen importante de datos. Es de esperar que esto sea sólo el comienzo.

4. Fotoperiodismo en la web.

Un elemento tan básico para el periodismo como es la fotografía ha tenido un valor muy secundario hasta ahora en la web: reducida en tamaño, arrinconada en las páginas y con poca resolución. Durante el Mundial Sudáfrica 2010 se demostró por fin que puede utilizarse con toda su fuerza expresiva. Se utilizaron en tamaños más importantes, destacadas a todo lo ancho en la página de inicio, en foto galerías, con diseños más flexibles. Se multiplicaron además los blogs específicos que las exhiben a pantalla completa, como nos enseñó The Big Picture.

 

Fuente: http://www.clasesdeperiodismo.com/

¿Te ha gustado? Compártelo.