Estos días ando reflexionando mucho sobre este maravilloso deporte, el running.

Todos sabemos que correr es tan sano como adictivo, pero satisfacer esta necesidad no siempre es fácil. En mi caso, y supongo que este caso es común a muchas otras mujeres, los horarios de trabajo o las obligaciones personales nos invitan en muchas ocasiones a desistir del intento. Las mujeres somos quienes lidiamos con la todavía escasa cultura de conciliación en España. Pero también somos guerreras y no hay quien nos frene, así que me enorgullece ver cada vez más a mujeres corriendo por parques, playas y, por supuesto, en carreras.

Y partiendo de este punto, hoy quiero hacer tres reflexiones en mi blog. Tres reflexiones que resumen por qué me atrae el mundo del atletismo popular.

 1. Desde mi faceta como profesional del marketing

No puedo evitar fijarme en estos detalles. El running como vehículo para llegar a nuestro público objetivo. Hay quienes corren para desconectar de la rutina, perder peso o socializar en los grupos de carrera que existen. Estos tres motivos suelen ser los alicientes más comunes para empezar a correr. Sin embargo, hay para todos los gustos, incluso en términos materiales, y aquí entran las marcas. Por ejemplo, Movistar recientemente ha puesto en marcha una promoción #corresmásconfibra para que quienes contraten su Fibra Óptica 300 Mb reciban la inscripción gratuita para la maratón, la media maratón o la 10K de Valencia. Y no es un hecho aislado, porque cada vez más marcas de sectores dispares toman a la ‘comunidad runner’ como un target o público objetivo.

 2. Desde mi faceta como corredora solidaria.

Por otra parte, hacer kilómetros por ayudar también es un fenómeno creciente. Recurrir a la solidaridad como razón por la que calzarse unas zapatillas. El altruismo, por supuesto, no es un bastión exclusivamente femenino. Sin embargo, las aficionadas destacan en este sentido por movilizarse con iniciativas como Mujeres que corren, que quiere animar a practicar “uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que existen”, a la par que recaudar fondos para la investigación de la leucemia infantil. El proyecto, que apenas cuenta con un año de vida, ya puede presumir de una media de 200 participantes en cada quedada mensual.

Cada año participo en varios eventos solidarios relacionados con el running y esto son carreras diferentes, especiales y esenciales. Os animo a hacerlo.

Volta a peu al Canyal. Carreras populares.

3. Mi empatía como fémina que soy, con todas las runners

En el caso de las mujeres, la menstruación, el embarazo o amamantar a un hijo son, por ejemplo, condicionantes en el ejercicio físico.

No obstante, nunca hay que confundir estos factores con obstáculos insalvables. Claro ejemplo de ello podría ser el testimonio de Elena Sanz, quien ha demostrado con su blog – y ahora también con un libro – que la pereza, la maternidad o las lesiones no son razones para abandonar un hábito tan aconsejable como correr.

Y estas son mis tres facetas que rodean mi vida: profesional del marketing, runner y madre. Y así es como me presento al mundo en mi web y así es como trato de posicionar mi marca personal.

¿Te ha gustado? Compártelo.