PROS

–  Puedes trabajar con la indumentaria que te apetezca: unos días te pones el traje y los tacones y otros no te quitas el pijama.

–  Sustituyes el café de máquina de vending con efectos laxantes por un buen expresso recién hecho.

– Comes cuando tienes hambre sin necesidad de esperar con ruidos en la tripa a que llegue la hora marcada por la empresa.

–  Tienes variedad de comida sin necesidad de ir a parar a las típicas rosquilletas, saladitos,… que cuando llegas a la máquina ya no quedan y sólo quedan las barritas energéticas.

–  Puedes ir al baño sin tener que cerrar la puerta, estar el tiempo que quieras, sin tener que compartir el baño con tus compañeros (odio los baños compartidos unisex y sobre todo esos que tienen espacio abiertos por arriba y por abajo). Y lo mejor de todo no tienes que hacer esfuerzos para retener los gases, ventosidades o para que todos nos entendamos, los pedos, que tanta vergüenza nos da que nos oigan.

–  El horario te lo marcas tú.

–  Puedes llevar y recoger a tus hijos al cole.

–  Si un día te apetece tomártelo con mucha calma, ese día no pegas ni chapa y nadie te dice nada.

– En mi caso aprendo mucho más porque trabajo varios sectores y no me especializo en uno.

– Aporto más valor porque veo a la empresa en cuestión desde fuera y no caigo en el error de tener visión túnel y tener una única perspectiva.

–  Puedes ofrecer precios más competitivos porque no tienes costes de estructura que repercutir en la factura.

–  Si te duele la espalda de estar sentado te tumbas en el sofá o en la cama y sigues trabajando, no por eso rindes menos.

– Parece que estés sólo y que no hables con nadie pero estás con mucha más gente que en la oficina de una empresa porque estás en red con miles de personas.

– Nadie te mira con mala cara cuando haces un tweet o publicas algo en tu muro.

– Tú decides en qué proyectos te quieres embarcar, nadie te los impone.

CONTRAS

–  Nadie te asegura el sueldo a fin de mes, pero con la que está cayendo…. cada vez menos empresas nos lo asegura.

– Los problemas de impago los tienes tú.

Así es como a fecha de hoy lo veo yo, no sé que pensáis.

¿Añadiríais algo más a estas listas?

 

¿Te ha gustado? Compártelo.