El bingo auditivo o bingo sonoro es una buena herramienta para trabajar, en casa con nuestros niños, la discriminación auditiva.

Se entiende por discriminación auditiva la capacidad de los hablantes para identificar perceptivamente en la lengua oral unidades fonéticas y fonológicas relevantes en la comunicación.

Podemos hacerlo todo lo complejo que queramos. Podemos empezar con vocales, luego añadir fonemas sencillos,  palabras,… cada uno lo puede adaptar a las necesidades de su niño.

Bingo auditivo

Nosotros esta semana hemos decidido hacerlo con algunos fonemas, aquellos que más “problemas” le generan a Aitana como son la F y la C, la T y la D, pues en muchas ocasiones los confunde incluso en ambientes sin ruido de fondo.

Os dejo un par de vídeos que hemos grabado durante el juego para que podáis ver que sencillo resulta hacerlo.

A modo muy casero, los materiales son: papel y bolígrafo o lápiz, nada más, aunque nosotros para motivar a Aitana hemos hecho palomitas de maíz 🙂

 

En este segundo vídeo, reducimos los fonemas a aquellos que son más complejos para Aitana.

En este caso hemos obviado el concepto de “línea” y “bingo”. Preferimos incorporarlo cuando detectemos que Aitana deje de interesarse por este juego, pues pensamos que es una forma de motivarla para que siga practicando. Cuando lo incorporemos le premiaremos la línea con por una gominola, chocolatina,…y el bingo con dos más.

Espero que este post os haya sido interesante 🙂

¿Te ha gustado? Compártelo.