Si buscas mejorar tus vínculos con tu público objetivo, la mejor forma de conseguirlo es recopilando información sobre este. Antes de comenzar a crear contenido o elaborar tu estrategia de marketing de online y/o marketing de contenidos, debes recolectar valiosos datos sobre su edad, sexo, origen o aficiones y realizar una adecuada segmentación para definir a tus clientes. De esta forma, tendrás suficiente conocimiento del consumidor para crear el buyer persona, es decir, el perfil de tus usuarios ideales. Esto te permitirá personalizar tus productos, adaptándote a sus gustos, deseos y necesidades, y suscitando así su interés. Tus conversiones aumentarán, ya que habrás conseguido crear un auténtico engagement entre la marca y los clientes.

Beneficios de definir correctamente el buyer persona

– Aumentarás la efectividad y el ROI (retorno de la inversión). Está claro que si sabes cómo piensan y sienten tus usuarios, podrás planificar estrategias mucho más orientadas hacia lo que pretendes que sean tus clientes ideales. De esta manera, tus distintas estrategias resultarán mucho más eficaces, óptimas y rentables, y todo, porque conoces a fondo a tu cliente.

– Podrás definir más fielmente tus objetivos. Si encuentras el perfil adecuado al que dirigir tus productos o servicios, también conocerás el contexto, la actuación de la competencia, y sabrás qué es lo que buscas y cómo puedes conseguirlo. Al tener claro el objetivo, serás más eficaz y efectivo en tus metas.

-Incrementarás el engagement. Si conoces a tu público sabrás en qué redes se mueve más y, por lo tanto, podrás organizar tus estrategias selectivamente, ofreciendo en cada red un contenido personalizado a esos clientes. De esta manera, podrás utilizar el canal de distribución y los dispositivos ideales para cada consumidor potencial.

Cuando conocemos a nuestra audiencia: sus gustos, preferencias, preocupaciones, Etc… nos será mucho más fácil saber qué tipo de contenidos, promociones, formatos,… les van a resultar más interesante y por lo tanto nos proporcionarán más interacciones. En definitiva, qué contenido, en tiempo y forma, le va a portar más valor a nuestro buyer persona.

Trabajando así, nuestras publicaciones serán más efectivas, conseguiremos más interacción, mejor CTR y por lo tanto obtendremos mejor ROI.

Pongamos un ejemplo:

Definamos al público de aitanastar.com, empresa que vende (entre otros) pulseras de identificación para niños de entre 4 y 9 años que llevan un número de teléfono de contacto visible. Pulseras muy útiles para que  en caso de que el niño se pierda o tenga algún accidente, puedan contactar con sus familiares y acceder a datos médicos a través de la lectura de un código QR.

Podría pensar que mi público objetivo son todos los papás de España que tienen niños de entre 4 y 9 años ¿verdad? Efectivamente mi target está dentro de todos ellos, pero debo especificar más.

Los papás que son susceptibles de comprar estas pulseras de identificación, desde mi punto de vista, son papás que tienen una vida social activa, que viajan con sus hijos, que van a la playa, centros comerciales,… en definitiva que van a lugares donde la probabilidad de que un niño pueda perderse se incrementa.

Ahora bien, ¿todos esos papás toman medidas para estos casos o estarían predispuestos a hacerlo? No. No todos estos papás comprarían una pulsera de identificación. De entre todos ellos, algunos no tomarán ninguna medida, otros les escribirán en el brazo con bolígrafo un teléfono de contacto y otros comprarán un sistema GPS de localización. Por lo tanto, esos padres no son mi público objetivo porque no cumplen las variables de mi buyer persona.

Mi buyer persona para aitanastar.com son padres de niños de entre 4 y 9 años, que viajan, van a playas, centros comerciales,… son conscientes del riesgo que hay en estos lugares de que su hijo pueda perderse y toman medidas para ello. Padres previsores, a los que les interesan temas como educación de los hijos, recomendaciones para viajar en familia, alimentación sana, planes familiares para fines de semana,… y que son asiduos a compras online. 

Haciendo una definición de estas características, ¿a qué es mucho más fácil saber qué tipo de contenidos debo ofrecerles, estarán más interesados en mi negocio, estarán más predispuestos a darme su mail,…?

En resumen, solo si eres capaz de definir correctamente tu buyer persona (termino que descubrí gracias a Eva Sanasgustín), conseguirás llegar a más usuarios, estos te escucharán y estarán más predispuestos a comprar tus productos, darte su mail o realizar la acción concreta que te has fijado como objetivo. ¿Estás dispuesto a incrementar la rentabilidad de tu negocio?

¿Te ha gustado? Compártelo.