Probablemente nunca lleguemos a saber qué misteriosa lucha de egos debió ocurrir para que un medio de comunicación prescindiera de su gallina de los huevos de oro, pero lo cierto es que la plana directiva de La Ser va a estar temblando de incertidumbre hasta la próxima oleada del EGM en Diciembre, y temiendo que a partir de esa fecha comiencen a rodar cabezas por las oficinas de Gran Vía 32.

Pero ¿qué puede hacer llevar a una empresa directamente a pegarse un tiro en el pecho y pretender tener la suerte de que no dañe ningún órgano vital? ¿Nadie podía imaginarse el terremoto que podría producirse? ¿Ni el más que posible descenso en oyentes y anunciantes si Paco González arrastraba a otros compañeros y creaban un Carrusel paralelo en otra emisora, como así ha ocurrido finalmente? Yo no me creo que nadie pusiera todas estas variables en la balanza.

Probablemente sea pronto, pero anoche, después del estreno del nuevo Carrusel de la Ser, y del nuevo Tiempo de Juego de la Cope, comandado por González y Pepe Domingo, ya me quedó una impresión que imagino durará toda la temporada: El Tiempo de Juego de la Cope es exactamente igual que el antiguo Carrusel (gustara o no, pero a quien le gustara ya tiene donde seguir escuchándolo), mientras que el nuevo Carrusel no es más que un intento de copiar el antiguo. Anoche, cambiando entre ambas emisoras, mi sensación es que el equipo del nuevo Carrusel pretendía guionizar y tener el ritmo que tenía el antiguo, sin conseguirlo. Javi Hoyos no es Paco González, ni Juanma Ortega es Pepe Domingo. Pero es que cada persona es distinta, y quizá el mayor error de estos sea tratar de ser como sus antecesores, y no intentar crear su propio estilo.

Veremos donde queda la nueva apuesta de la Ser pero mi impresión es que pueden ser arrasados en EGM por la Cope en lo que a deportes se refiere. Y veremos hasta donde aguantan los nervios a la plana mayor de Prisa, y si no han de arrepentirse de las decisiones tomadas. El tema tiene pinta de ser una hemorragia incontenible de oyentes y anunciantes para la Ser.

Y es que al final, como en tantos otros casos este es un claro ejemplo de Branding Personal. ¿La gente escuchaba La Ser por ser La Ser o escuchaba a Pepe Domingo Castaño, por citar a uno de ellos? ¿Qué hará ahora Pipas Facundo, se irá a la Cope a seguir con su tono?

¿Canibalizó el equipo de Carrusel la marca de La Ser en lo que a deporte se refiere? Yo creo que sí, y es más diría, que supieron crear su propio ADN y que se lo llevarán allá donde vayan.

¿Qué pensáis vosotros?

La imagen está sacada de PR Noticias

¿Te ha gustado? Compártelo.